Libros – “El Coatepeque Que Yo Vivi” – Neveros y NIeveros

Entre los personajes populares de los años cuarenta reencuentran los neveros y nieveros, quienes tenian el arte de endulzar y refrescar la boca de los coatepecanos. Me refiero a Santos y a Cristóbal, dos de los neveros más famosos de Coatepeque, ya que el producto que fabricaban y expendían por las calles, era de una superior calidad.

La nieve, helados de nieve o nieve de bote, como se le llamaba, era fabricada de leche de vaca. Pero en ese tiempo si era leche pura, pues todavía no se la había descubierto ese fantástico invento de agregarle agua, maicena y otros productos, para hacerla mas abundante. Posiblemente, este fenómeno- el de hacer la leche pura-, se debía a que esta era barata – dos o tres centavos el litro – y abundaba en la población, a donde llegaba de las haciendas y fincas vecinas.

Los neveros recorrían el pueblo con un bote colmado de su rico producto, el cual se introducía dentro de otro bote lleno de hielo con sal, para mantener la solidez del rico manjar. Estos botes los transportaban sobre la cabeza poniendo un blanco yagual de trapo, usando una mano para sostenerlo, pues con la otra cargaban otro botecito donde llevaban los barquillos, además del clásico catrecito donde ponían el bote de nieve, cuando eran requeridos para la venta. Se anunciaban por medio de una campanilla y de un clásico grito gutural que decía ¡La Nieve de leche! ¡La Nieve de Leche! Este grito y el tintineo de la campanilla, eran el anuncio para que la chiquillada saliera disparada a pedir uno, dos o tres centavos para comprar nieve. La respuesta consabida de algunos padres era Anda a mira si es Santos o Cristóbal, porque entonces vas a comprar para todos, si es otro, no. Sucedía que la nieve de estos personajes típicos del pueblo era deliciosa además de que los barquillos eran tostaditos y sabroso y todavía tenían la virtud de ser aseados e higiénicos, mantenido sus botes limpios y recién pintaditos y su clásica gabacha bien blanca y reluciente. ¡Agua se me hace la boca todavía al recordar los helados de nieve! Escribe don Oscar de León Castillo.

Bibliografía.  de León Castillo, Oscar.  “El Coatepeque que Yo Vivi”

Editorial Oscar de León Palacios

This entry was posted in El Coatepeque Que Yo Vivi and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s