Baúl de los Recuerdos – Ahora que me Acuerdo. (II)

Ahora que me acuerdo, en ese maravilloso Coatepeque canta la luz maquinando atajos, campañas y caminos.

Y en amarillos venerables infolios se dice que, allá por 1770, mediante un cordel de 50 DSCF8186varas, quedaban concluidas solamente las mediciones. Y una punta de dicho cordel con la aguja la sostenía el propio Corregidor don Francisco Antonio Aldama y Guevara y en la otra punta el experto o practico don Nicolás Maldonado.

Ahora que me acuerdo, oí decir que los linderos del norte llegaron al Río Naranjo, dejando opción que para cuando los nativos indígenas tuvieran posibilidad, incrementaran esa medición al oriente y a poniente en 28 cuerdas y en 72 respectivamente.

Y deberían tomar como referencia la Iglesia Católica. En ese orden se midieron otras 50 cuerdas con rumbo sur, pasando por un corral que tenia levantado un don Juan Morales. Se salvaron dos tranquilos y frescos arroyos, uno de ellos llamado Yulutá y estas 50 cuerdas terminaron en el camino real que llevaba a Naguatán en donde se erguía un imponente y frondoso conacaste.

Este Juan Morales era un carnicero y se le advirtió que, si el propio Morales o uno de sus mayordomos o criados maltratase con ganado estos predios o los del cementerio, seria llevado amarrado a la cabecera departamental. Varias personalidades firmaron, este arreglo.

Alvarado Pinto, Carlos Roman . Ahora que me acuerdo. Revista Mi Coatepeque No. 5. Pagina 7.

This entry was posted in Del Baul de los Recuerdos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s