Libros – Rodrigo Pérez Nieves – Phatos Entrópico
 Primera estación (I)

…sí, tenía un nombre, pero era un nombre rutinario, un nombre que te hacía entrever la separación y el desafecto de sus padres. Se llamaba Miriam. Pero no es de su nombre de lo que quiero hablarte, sino de la huella que ella ha dejado en mi camino. Camino que sin ella pudo haber sido el de un gran escritor, o un tremendo líder, o por lo menos un disciplinado boy scout, pero ahí tenés hermano, siempre la vida de un joven solitario 2006ESTACIONYALREDEDORES-19_2tiene sus ojos negros, y fue en una exposición del Elmar René Rojas, quien mediante un ágil manejo del color, realizaba obras de poder evocador; fue allí donde al fin Miriam detuvo su trajinar para reparar nuevamente en mí.

Ella estaba sola en uno de los salones, es decir que la sorprendí sola, ¿entiendes lo que te quiero decir ? Estaban sus tres achichincles, desde luego, pero ella estaba sola, sola, desprotegida, huérfana, ella y los poemas, ella y el túnel del óleo. ¿Te dije hermano que yo ya era solitario sin excesos? Bueno, me puse atrás de esa soledad que daba frío, atrás pero encima, pero dentro, ¡maldita sea, para qué sirven las palabras! Las palabras son como el viento.

Bueno, me puse atrás de su nuca, en posición de orar al dios de su nuca, a que me escuchara aquel músculo porfiado y en actitud de firmes, les pedí a Yahvé, a Otúm, a Pachacámac, a Jesús, a San Antonio, una brizna de solidaridad y de energía para que alargue las manos de mi cerebro en actitud de súplica; y el milagro se dio, ella regresó su mirada llena de colores tétricos y se topó de golpe con mis ojos azorados.

… el resto es siempre el resto.

La magia es el principio, el resto es el final. Lo que sucede es que con ella siempre fue el principio. Ya luego empecé a conocer sus cadenas, los “compas” de los años setenta, la algarabía guerrillera que alguna vez viví y que me dejó desarticulado como la plastilina, sin ánimo de enfrentar este riquísimo tiempo del vacío.

Editorial Adverbium- Marzo 2005

This entry was posted in Phatos Entrópico and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s