Vida Diaria – 1900s – Relatos – “Los Amores de Paula” (III)

Esa tarde, Castañón se la paso en preparativos hasta que llego la noche, ensillo su caballo y se fajo la pistola y partió de la Labor de Vela (3) el viernes 17 de Enero 1919, a la doce de la noche llego Castañón al puente de la América, y dando la última campanada por la ronda del cafetal apareció, la Paula con un pequeño tanate en la mano.
Al verla Castañón, y le salió al encuentro, le quieto el tanate, y la condujo cerca del caballo; apúrate Paula, que no hay tiempo que perder.
Ella le respondió, no te apures, que mi padre está durmiendo, vamos Castañón, le respondió, debemos irnos en el mismo caballo, así es que dame la mano que te ayudare a subir.

DSCF7126_2_2
Diciendo y haciendo tomo de la mano a la Paula y la subió, a continuación se subió en el en las ancas, y llevando por delante a su amada, echaron a caminar buscando ese camino de hortensia, para luego el de Piedra Parada,
Mientras la luna, iluminaba completamente la noche, con un resplandor que más parecía luz solar, los matorrales achaparrados que no habían tenido tiempo de crecer, se cubrían de un verdor esmeralda, al recibir los rayos de la luna, la que se fue opacando conforme fue apareciendo el astro rey.

Ya había amanecido completamente y los enamorados habían caminado toda la noche y llegaron como a las 10 de mañana, y sin bajarse del caballo, Castañón señalo un rancho, Mira Paula ese es el rancho donde vamos a vivir.
Se bajaron del caballo, lo amarro a la puerta y entraron, y como todo enamorado, pidió a su amada que le diera una prueba de amor.

Esta le respondió, todo lo que quieras, pero espera que sea de noche, hoy estoy muy cansada, Castañón comprendió y le dijo.
NO te muevas de aquí, voy a ir a entregar el caballo a Miguel, y de paso averiguo que dice tu familia, le dio un beso y se despidió.
Galindo Reyna, Guillermo. “Coalt-epec” “El Cerro de la Serpiente” 200 años de Historia, en la vida de la ciudad de Santiago de Coatepeque. 1770-1970. “Los Amores de Paula”, pagina 30 – 31

(3) La Labor de Vela, queda actualmente, en colindancia con la Finca El Chagüite, hasta el año 1969, Miguel Vela, ya entrado en años perdió el sentido del oído, pero era ameno escuchar sus narraciones, sin exageración contaba la verdad, el autor de este trabajo, pasó ratos amenos escuchando sus narraciones.
Documento proporcionado amablemente por don Sergio Castañeda.

This entry was posted in Vida Diaria los Años 1900- 1910 and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s