Vida Diaria – 1900s – Relatos – “Los Amores de Paula” (IV)

Serían las doce del día cuando Castañón, regreso a la labor de Vela (3), fue llegando y le salió al paso este, por donde has estado hombre, te hemos buscado por todas partes Castañón, se desmonto amarro el animal y procedió a quitarle la silla al mismo tiempo que hablaban.

GUATEMALA0CT2006 240_2Bueno Miguel, que pasea, quien me busca.
Miguel enfadado, le respondió, no te hagas el sordo, bien sabes que es el padre de la Paula.

Castañón dio un brinco. Estoy perdido Miguel, estoy perdido, que puedo hacer, o me mata o lo mato, no sé qué hacer.

Miguel se le acerco y tomándolo de los hombros ¿Qué dices? Él te busca y dice que te perdona, pero que llegues a la casa, si puedes ahorita mismo, por es urgente.
Castañón, moviendo la cabeza, no puedo Miguel, es una trampa, es seguro que es para ponerme preso.

NO seas terco, el hombre nada quiere contigo Castañón, lo que quiere es que vayas a su casa, me entiendes, Paula está muy enferma y en su delirio te llama a gritos y por eso el padre quiere que vayas, me entiendes!

Parándose frente a Vela, Castañón casi le escupió a la cara, ¡Óyeme eres mi mejor amigo! Pero no me veas la cara de Burro, a la Paula, yo me la lleve anoche, me entiendes, señalando el caballo, en ese animal fuimos los dos montados hasta el rancho, y allá, la deje durmiendo, mientras venía a entregarte el caballo y a comprar algunas cosas al pueblo, me entiendes.
Levantando los hombros, Miguel replico, Lo que quieres pero la Paula esta grave allá en la Finca Santa Elena, lo demás no me interesa lo que si te aconsejo, que si quieres hacer merito con el viejo, anda ahora que te llamo.

Casi llorando Castañón, le suplico ¿Óyeme Hermano? No juegues conmigo, te digo la verdad, yo tengo a la Paula en mi rancho.
Galindo Reyna, Guillermo. “Coalt-epec” “El Cerro de la Serpiente” 200 años de Historia, en la vida de la ciudad de Santiago de Coatepeque. 1770-1970. “Los Amores de Paula”, pagina 30 – 31
(3) La Labor de Vela, queda actualmente, en colindancia con la Finca El Chagüite, hasta el año 1969, Miguel Vela, ya entrado en años perdió el sentido del oído, pero era ameno escuchar sus narraciones, sin

Documento proporcionado amablemente por don Sergio Castañeda.

This entry was posted in Vida Diaria los Años 1900- 1910 and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s