Historias Cortas -Nenúfar. Por querer realizar un sueño. (VI)

IMG_0012Una tarde del mes de Mayo, cuando las flores tardan en entrecerrar sus cálices porque llevan su perfume a los alteares, donde esta María con el niño entre sus brazos siendo venerada por todos los fieles en las preciosas iglesias de mi bella tierra, y sintiendo todavía la sensación del tierno beso, que Gabi me dio en la mejilla al despedirme, descendí del avión, que desde Nueva Orleans me condujo a Guatemala. En mi ciudad ya había caído la noche, el cielo atraía las miradas por los millares de estrellas que lo adornaban.

Suspire profundo, en otra ocasión me habrían estado esperando, ahora todo era diferente y tan extraño que sentí escalofríos en la espalda y eso me hizo apresurarme a solicitar un taxi para que me llevara a casa.
Al estar frente a la puerta de in residencia, mi frente se perlo de sudor y me resistía a tocar el timbre, al fin lo hice, abrieron al instante, apareciendo ante i Susana, mi buena Susana, quien al verme dio tal grito haciéndome brincar como si tuviera un resorte en los pies. Disculpe señora me da tanto gusto verla me dijo: abrazándome fuertemente y al volver a recordar el susto nos reímos a carcajadas.
Me dirigí a mi recama, me di un baño, vistiéndome en seguida con traje azul que me sentaba muy bien. Baje el comedor estaba decorado con un gusto especial y sobre la mesa ya había servido una exquisita taza de café, me senté y empecé a tomármela a sorbitos, hago la pregunta abiertamente a Susana – ¿A qué hora viene el señor? ¡Ay! Señora no me doy cuenta porqué entra muy tarde – y ¿Cecilia? Mi niña se duerme en el colegio. ¿Qué dices? que la niña Ceci duerme en el internado desde el mes de enero, como no recibió contestación de usted, acepto lo que dispuso don José Alberto.
Metida en mi cama espere varias horas, al fin oí el ruido de la puerta, se me aflojaron las piernas, la voz se nevaba a salir de mi garganta, para pregunta, ¿quién es? Hasta que estuvo delante de mí la arrogante figura de mi esposo, logre articular – ¡Hola mi amor! Que haces aquí Mónica? Contesto sin ningún entusiasmo.

Bibliografía. T. de Lujan, Elsa. Por querer realizar un sueño. Revista mi Coatepeque N0. 92 Abril – Mayo 2005. Páginas 16-17

This entry was posted in Historias Cortas and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s