Historias Cortas -Nenúfar. Por querer realizar un sueño. (VIII)

¡De repente sentí miedo, un miedo terrible! ¿Habría perdido todo por querer realizar un sueño?

Cuando Salí del colegio eran torpes pasos, había tanta angustia en mi corazón y un torbellino en mi mente, que me costaba trabajo caminar.
Aborde una camioneta, me deje caer en el asiento viendo hacia delante sin ver nado, al hacer la parada rutinaria reaccione, me había pasado una cuadra del edificio, me baje me fui muy despacio hacia las oficinas de mi esposo: al entrar oí voces alteradas, me quede en suspenso escuchando a alguien que decía: No puedes ser José Alberto.
Lo siento Maribel, tu no ignorabas que yo estaba casado, mi esposa vino ayer y lo nuestro termino hoy definitivamente. Pero yo quisiera que analizáramos nuestra situación. No quiero lastimarte, será mejor que te marches, Escuche ruido en la puerta, corrí a situarme a la ventana, dándole la espaldea a alguna persona que no quería conocer y que estuvo a punto de destruir nuestro matrimonio.
Transcurrieron unos minutos, que bastaron para serenarme un poco y llame antes de entrar, adelante contesto. Al estar ante mi esposos inmediatamente se dio cuenta que algo grave me ocurría, se desconcertó tanto al verme que no podía pararse, pensando que quizás yo había oído su charla, con la persona que acaba de salir. Yo disimule mi pena y sonriendo le dije: ¿Nos vamos? En el fondo de mi alma quedaría para siempre, ese triste episodio de mi vida y él nunca lo sabría.
Llegamos a la casa, llorando le conté, que ninguna emoción despertó en nuestra hija mi presencia, además se negaba a regresar a vivir con nosotros.

Me acaricio el cabello diciendo: no llores esta confundida, es una buena criatura y va a reflexionar, ya lo veras.
No me convences conteste, creo que por nada de este mundo, deberíamos abandonar los tesoros que Dios nos ha confiado, para marlos y modelar sus vidas, fue un gran error ausentarme, por tanto tiempo.
Bibliografía. T. de Lujan, Elsa. Por querer realizar un sueño. Revista mi Coatepeque N0. 92 Abril – Mayo 2005. Páginas 16-17

This entry was posted in Historias Cortas and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s